Museo Provincial de Ciencias Naturales Florentino Ameghino

DÍA MUNDIAL DEL AIRE PURO

Tiene como objetivo elevar el nivel de salud y bienestar de la población. Además, nos invita a valorar la importancia de los espacios saludables y a aprovechar sus beneficios.

La celebración del Día Mundial del Aire Puro fue instaurada desde 1977 -establecida el tercer jueves de Noviembre-, por la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a su preocupación por las emisiones contaminantes que afectan la salud de las personas y en respuesta a movilizaciones de la sociedad civil en pro del cuidado del medio ambiente.

Este día es un reclamo a la humanidad ante el persistente deterioro del medio ambiente por contaminantes de gases industriales, de vehículos e incendios forestales. Es también un recordatorio contra la degradación ambiental que tiene repercusiones funestas para la vida del hombre y del buen estado de los ecosistemas.

Durante este día se pide a los gobiernos realizar un monitoreo de la contaminación ambiental en sus ciudades y llevar a cabo acciones que la disminuyan.

La situación actual del aire que se respira es preocupante, ya que la actividad humana introduce sustancias extrañas o aumenta a niveles peligrosos otras preexistentes, provocando alteraciones en la atmósfera que afectan seriamente la salud humana, la estabilidad del clima y el desarrollo de los ecosistemas.

Las muertes en el mundo causadas por enfermedades respiratorias y cardiovasculares se han incrementado en un 10% por la alta contaminación atmosférica de las grandes ciudades, principalmente de las naciones desarrolladas.

También el humo del tabaco es uno de los grandes contaminantes del medio ambiente, ya que un cigarrillo contiene más de 50 componentes, que permanecen en el ambiente durante 20 días aproximadamente, además las colillas están hechas de acetato y no son biodegradables, por lo que duran décadas en el ambiente y son la mayor causa de basura en el mundo.

La contaminación constante y el consumismo diario, provocan que cada vez más el aire que respiramos -nuestra fuente de vida-, vaya perdiendo su calidad natural y provoque muchas enfermedades en los seres humanos.

Los principales enemigos del aire son: Monóxido de Carbono, dióxido de Carbono, clorofluorcarbonos, plomo, compuestos orgánicos volátiles, dióxido de azufre, quema de combustibles y aerosoles son algunos gases que representan un veneno poderoso que el aire aspira, y que son de uso frecuente por el ser humano.