Museo Provincial de Ciencias Naturales Florentino Ameghino

¿SORBETE? NO, GRACIAS

Paremos juntos la epidemia plástica. Asumí vos también el compromiso de cuidar el planeta.

¿SON REALMENTE TAN NOCIVOS?
Puede un diminuto artículo, que se utiliza por poco tiempo antes de ser descartado, causar tanto daño. Si. 

En principio, por su tamaño reducido, va a parar muy fácilmente a los océanos. Y una vez allí, no se biodegrada. En cambio, se fragmenta lentamente y se convierte en piezas más y más pequeñas conocidas como microplásticos, que son frecuentemente confundidos por comida por los animales marinos; con las nefastas consecuencias de las que hablamos e muchas oportunidades.

Por otro lado, no se recicla. Por cuestiones económicas, se descarta el polipropileno con el que están compuestos. O bien son demasiado livianos para pasarlos por clasificadores de desechos reciclables, por lo que terminan en las vías acuáticas y finalmente en los océanos; con las mismas consecuencias antes mencionadas.

PARTE DE UN PROBLEMA MAYOR
Según estimaciones, diariamente en el mundo se desechan 6.000.000.000.000 (6 billones) de sorbetes plásticos por día. Por supuesto que son solo una parte, de los enormes cantidades de desechos que van a parar a Los océanos. Sin embargo analicemos algunos números:

 - En los últimos 10 años, hemos producido más plástico que en el último siglo.
 - El 50% del plástico que utilizamos se desecha inmediatamente después de usarse.
 - Cada año, un millón de aves marinas y 100.000 mamíferos marinos mueren por culpa del plástico en nuestros océanos.
 - El 45% de las especies de aves marinas, 22% de las ballenas y los delfines, todas las especies de tortugas, y un creciente número de especies de peces han sido documentados con plástico en o alrededor de sus cuerpos.
 - Recientemente se encontraron vestigios de microplásticos en mosquitos y heces humanas (si, ahí también).

MANOS A LA OBRA
Ya están prohibidos en varias ciudades de Estados Unidos y algunos países están limitando el uso de los plásticos desechables, lo que incluye a los sorbetes plásticos. En Argentina recién estamos comnezando a actuar en este tema y algunas localidades ya los han prohibido. En tu lugar de residencia podés dar el primer paso.

La mayoría no pensamos en los efectos que puede tener utilizar o pedir un sorbete plástico a largo plazo. Tenemos la obligación de comenzar a reducir la cantidad de basura que generamos. Para ello, las acciones individuales pueden tener un gran impacto en el medioambiente e influenciar a las industrias y los gobiernos.

Sé vos también parte de la solución, colaborá con esta propuesta. Mejor sin sorbete.